Cómo evitar que tu perro se suba y duerma en el sofá

Cómo evitar que tu perro se suba y duerma en el sofá

"Mi perro se sube al sillón, ¿qué puedo hacer?". Hemos escuchado muchas veces esta frase, así que no te extrañes si la relación de tu perro con el sofá es igual o mejor que la tuya. A los perros les encanta estar cómodos, igual que a ti. Vamos a ayudarte con consejos sobre cómo hacer que el perro no se suba al sofá , ya que si tu perro no respeta un espacio que no es suyo suele ser un signo de un mal adiestramiento.

Por qué tu perro se sube al sofá

¿A quién no le gusta tumbarse en el sofá? Es, probablemente, el rincón más cómodo de toda la casa (a excepción, quizá, de la cama). Pues bien, si a ti te encanta estar en el sofá, no esperes que a tu perro no le guste. Tu sofá no solo huele a ti, sino que además es un lugar confortable , de un tacto y una dureza que a los perros les encanta.

Sin embargo, por muy cómodo que pueda resultar este lugar para tu perro, no olvides que las superficies textiles hacen un flaco favor a nuestros peludos, ya que allí es donde proliferan los ácaros , unos diminutos seres que pueden provocar alergias en tu mejor amigo.

Yendo un poco más hacia el fondo del asunto, hemos de adentrarnos en la conducta aprendida de los perros . Cuando llega a casa una nueva mascota, solemos dejar que explore el hogar y se vaya aclimatando. En su proceso de curiosear por prácticamente todos los rincones, casi con toda seguridad acabará subido al sofá o a la cama.

Puede que, movidos por la emoción o la ternura del momento, no se os haya ocurrido disuadir al perro , lo cual significa poner la primera piedra en el refuerzo de una conducta que se puede convertir en costumbre muy fácilmente.

El hecho de que el perro se suba al sofá puede no ser malo en sí mismo, siempre y cuando entienda que tiene otros lugares exclusivos para él. El problema viene cuando el perro se apropia del sofá y considera que ese lugar es suyo . Disuadirle de este hábito requerirá altas dosis de paciencia y algunos conocimientos sobre adiestramiento canino, que trataremos de reflejar en el siguiente apartado.

Consejos para evitar que el perro se suba al sofá o duerma en él

Reforzar la conducta contraria

Todos sabemos que la mejor forma de entrenar a los perros es utilizando premios para reforzar aquellas conductas que deseamos que aprendan. Con estos premios o snacks, solemos enseñarles lo que significan palabras o frases como “siéntate”, “dame la pata” o simplemente un “no”.

Si tu perro tiene la costumbre de subirse al sofá, ha llegado el momento de que le enseñes lo que significa la palabra “baja” o “abajo”. Tendrás que hacer este ejercicio en algún escalón (no en el propio sofá) y valerte también de una correa para que, a base de tirones, tu misión tenga éxito.

Puedes hacer este adiestramiento de dos formas:

  1. Siéntate e invítalo a que suba contigo: dile “sube”, deja que suba (porque lo acabará haciendo) y dale un snack. A continuación, dile “baja”. Puede que no lo entienda, así que vuelve a decir esta palabra mientras le ayudas a bajar valiéndote de la correa. En cuanto esté abajo, dale otro snack. Repite esta secuencia cuantas veces sea necesario.
  2. Cuando le digas “sube”, impídeselo tirando de la correa: se sentirá incómodo y comenzará a asociar “sube” con un tirón. Cuando le digas “sube” y no suba, dale un snack. Repite el proceso varias veces, hasta que te asegures de que nunca vuelva a subir.

Convertir el sofá en un lugar desagradable para él

Como medida de apoyo para evitar que tu perro se suba al sofá, puedes tratar de invertir las tornas y hacer que el sofá deje de ser un lugar tan atractivo para él . ¿Cómo?

  • Llena el sofá de objetos que claramente no inviten a sentarse o cuya retirada sea obligatoria, como, por ejemplo, sillas plegables o cajas.
  • Cubre todos estos objetos con mantas, de forma que tu perro no vea todo lo que hay.
  • Deja el resto de las puertas de la casa cerradas para que no tenga un lugar alternativo al que ir a tumbarse (por ejemplo, alguna cama u otro sofá).

De este modo, llegará un momento en el que subirse al sofá ya no estará asociado con el antiguo concepto de comodidad.

Darle un colchón cómodo

No menos importante es proporcionar a tu mejor amigo un lugar que sea solo para él, y que reproduzca las propiedades de la cama o del sofá. Recomendamos claramente usar el colchón de viscoelástica balukaDREAM de baluka, ya que tiene un tacto de la misma calidad y una dureza similar a la de un sofá. Puestos a elegir, desde luego que tu perro acabará prefiriendo su propio colchón que tener que ir a tu sofá.

 

El hecho de que tu perro se suba al sofá no tiene por qué ser algo malo, ya que también puedes adiestrarlo para que suba (y baje) cuando se lo pidas, pero siempre siendo tú quien manda y no él. Complementar estas enseñanzas con un colchón confortable para él solo ayudará mucho en su aprendizaje.

cama para perro problema de huesos